icon facebookicon instagram 128    icon email  2 22071670 -  2 29209808 wasap +569 83406883

icon facebookicon instagram 128   icon email  2 22071670 -  2 29209808wasap+569 83406883

Salud y soporte relacional

La calidad de las relaciones es tan definitiva, que el hecho de que los esposos se sientan queridos por sus mujeres es un factor protector que disminuye las complicaciones después de eventos coronarios. Sentirse querido, he ahí algo que incide en la supervivencia y la calidad de la vida. Si alguien inventara una medida que pudiera bajar el riesgo global de enfermar o morir, sería el más firme candidato al Nobel de medicina. Pero ese medicamento ya existe y es el soporte relacional. Dime cómo te relacionas y te diré cuán fuerte es tu salud.

La gente que tiene una buena red de soporte afectivo se enferma menos y cuando se enferma afronta mucho mejor su enfermedad. Cuando alguien nos puede abrazar o acompañar en el dolor, cuando tenemos el campo amortiguador del amor, los mecanismos de adaptación movilizados por el médico interior siempre funcionan mejor.

Son tan contundentes las estadísticas y los estudios científicos sobre estos aspectos de la conciencia, que ahora no nos queda más remedio que contar con ella y empezar a estudiar el pro-fundo significado, ya no a la luz de la metafísica o de la filosofía, sino de la mismísima ciencia. Y no es para menos. El mismo ayuno tiene efectos totalmente diferentes si es voluntario o impuesto.

Es cada vez más evidente que la vida también se nutre de sentido, en otras palabras de querer y de sentirse querido. Cuando en Roseto un pueblo de Pensilvania los inmigrantes italianos tenían un estilo de familia abierto, aquella en la que todo se comparte, la prevalencia de enfermedad coronaria era mucho más baja que la del resto del estado. Cuando se desintegró el modelo de unidad familiar, las estadísticas de infartos subieron a los niveles esperados para el resto del estado.

La nuestra es una crisis de humanidad. Una crisis de sentido. Hemos perdido el horizonte de la vida y, confundido el vivir con sobrevivir, libramos una lucha contra la muerte revestida de SIDA, Cáncer, Tuberculosis, o de precoces enfermedades degenerativas.Ha llegado la hora de despertar a nuestra humanidad.

Todo esto nos revela que la salud es un asunto relacional. Relaciones entre moléculas, emociones, creencias. Relaciones con nosotros, con los otros, con el mundo de lo trascendente. Todos esos patrones de relación son presente vivo en nuestro cuerpo; están allí latentes en nuestra piel, en el cerebro, en el genoma. Como agua viva, un campo relacional empapa nuestro cuerpo y nos conecta al universo. En ese campo cabe la ciencia moderna, las ciencias emergentes, el antiguo arte de curar. Todos son campos de conciencia comprimidos o expandidos, octavas de una vibración fundamental que podemos sintonizar con paquetes de información constituidos por estímulos mecánicos, químicos, electromagnéticos.

Pero también por actitudes, intenciones, imágenes y pensamientos, campos de conciencia que, en ciertas circunstancias, pueden precipitarse en cascadas de energía e información hasta las moléculas.

Aquí tienen sentido el mantram, el mandala, el símbolo, la oración. En todo instante esta magia está sucediendo en el organismo: una idea moviliza neurotransmisores; el solo pensamiento de moverse ya genera actividad eléctrica de complejos grupos neuronales; la tristeza moviliza neuropéptidos que actúan sincrónicamente sobre el sistema inmune, el sistema vascular, el apetito, la libido. Un sentimiento de amor impersonal cambia toda la fisiología y la emisión eléctrica del corazón, que actúa como una especie de cerebro eléctrico ordenador de todos los ritmos. Como una matriz de infinita sensibilidad, orientada al reconocimiento de la unidad, como una armonía destinada a llevar a cada espacio la conciencia de la integridad, cada estimulo denso o sutil desencadena cascadas que inciden sobre la totalidad.

Sentidos Con Alma, Terapias integrales

Sintergética, Reiki, Biomagnetismo, Auriculoterapia, Masaje Tuina, Flores de Bach

 

  • Dra. M. Soledad Lopetegui
  • Myriam Córdova
  • Soledad Fuentes
 
icon email   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
icon phone    2 22071670 -  2 29209808
 

Apoquindo, 4.100 of. 205, Las Condes, Santiago